AÑO 2006 Año 2. No.6, Abril - Junio 2006

Ser mamá y Papá

por Ofelia Bravo

Tener un hijo o una hija encierra tanta hermosura que ello merece vivirlo plenamente. Reflexionar acerca de esto desde la subjetividad puede contribuir a que sea realmente fruto del amor, del deseo y de la responsabilidad. La posibilidad de ser mamá o papá se da antes del encuentro del óvulo y el espermatozoide, sorprendente instante donde comienza la vida.

Mujer y hombre que le anidan tendrán importante papel en su realización, en la anhelada felicidad que se construye día a día. Pareja significa “por igual”. Y la humana es la unión de dos personas que determinan compartir la vida en un clima de amor y equidad, es decir, mirar juntos hacia un mismo lugar. La pareja humana representa un vínculo afectivo importante en la vida del adulto, una opción para toda la vida, si así se lo propone. De ser positiva esta unión el cónyuge se convierte en la persona más cercana, alguien con quien se comparte por igual y el apoyo afectivo más fuerte. Pero de presentarse dificultades, estas perturban el equilibrio emocional de ambos y su repercusión trasciende a la familia.