AÑO 2005 Año 1. No. 3. Julio - Septiembre de 2005

El trabajo, fuente de santificación

por P. Mariano Arroyo

La meta del cristiano es ir construyendo en su vida un nuevo ser en Jesucristo. Por el bautismo somos injertados en él y de él recibimos la sabia para alimentar esa nueva vida. Esta tarea la realiza principalmente el Espíritu Santo, pero nosotros no nos convertimos por eso en seres pasivos: nuestra libertad entra en juego y tenemos que colaborar con Él. Por eso nuestra santificación es a la vez tarea de Dios y nuestra.